Para poner la remoción de un funcionario estatal electo en la boleta en California, los organizadores deben recabar firmas de votantes equivalentes al 12% de los votos emitidos en las elecciones más recientes para ese cargo. La petición para destituir al Gobernador Newsom tenía más que suficientes firmas para llevar a cabo una elección de remoción.

En la boleta electoral de remoción, solo se les harán dos preguntas a los votantes:

  • ¿Se debería remover al gobernador de su cargo?
  • Si se remueve al gobernador, ¿quién debería ocupar su lugar?

Si más del 50% de los votantes responde “sí” a la primera pregunta, se removerá al Gobernador Newsom, y el candidato que reciba la mayoría de los votos en la segunda pregunta lo reemplazará. No es necesario que uno de los 46 candidatos sucesores reciba más del 50% de los votos para ganar.

La persona que está sujeta a una remoción no puede postularse como su propio reemplazo.