Las boletas de remoción constan de dos partes.

Parte 1: Los votantes tienen la opción de votar “sí” o “no” a la pregunta sobre si se debe remover al gobernador de su cargo.

Parte 2: Los votantes tienen la oportunidad de elegir un candidato sucesor. Si más del 50% de los votantes votan por remover al gobernador, entonces se elegirá al candidato sucesor que tenga más votos.